Luego de un viaje al corazón del fútbol: Brasil, me he dado cuenta que el mercadeo y la comercialización permean hasta las formas más artísticas, más plásticas e inspiradoras del fútbol. Da la coincidencia que el país más desafiante a la modernidad del balón pie y su estilo de juego, sea una de las mecas en el mundo para los marketeros deportivos.

Las plazas como el Maracaná, Pacaembú o Morumbí, los más tradicionales, han visto cómo crecen edificaciones modernas, monstruosas y hasta amigables con el medio ambiente en diferentes ciudades del país. Arena Fonte Nova de Salvador Bahía, Allianz Parque y Arena Corinthians de Sao Paulo.

La meca del fútbol ha reunido millones de hinchas de todo el globo terráqueo desde hace seis años gracias a la Copa Confederaciones en 2013, el Mundial del 2014, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 y la Copa América en 2019, sin contar el atractivo turístico que es en sí el país de Pelé. Esta congregación de almas en diferentes eventos deportivos ha requerido de una modernización de algunos estadios, además de la conservación de los templos más representativos en la historia del fútbol.

Brasil no está exento de sufrir las gambetas del fútbol moderno.

Estadio Morumbí, Sao Paulo

 

Un club modesto en Bahía

La organización ha dejado a equipos no tan poderosos como el Esporte Clube Bahia, de Salvador Bahía, un estadio digno de Europa. El Arena Fontenova, uno de los más modernos estadios en Suramérica. Aunque este estadio abrió sus puertas un año después del primer mundial celebrado en Brasil, su remodelación deja ver el avance que el mismo país ha tenido en su economía frente a la región. Un imponente estadio, con tribunas muy verticales y espacios adecuados, alberga partidos dignos de mitad de tabla del Brasileirao. Como se dice coloquialmente: “es más guayos que jugador”.

Arena Fonte Nova, Salvador Bahía

 

Un gigante

Por su parte, Palmeiras, un equipo tradicional, de los más ganadores y fundado por italianos, interesó a una de las cadenas de estadios más importantes del mundo. Como si se tratara de una cadena hotelera, Allianz ha construido los estadios más modernos de la Tierra en puntos clave para el consumo del deporte. El Allianz Parque, aunque no fue utilizado para la Copa América, mantiene sus puertas abiertas al público para vivir la experiencia Allianz-Palmeiras en Sao Paulo. Un recorrido arquitectónico con tintes históricos y un gran contenido futbolero.

El Allianz Parque es un hito del diseño para el planeta deportivo, al contar con instalaciones modernas y totalmente amigables con el medio ambiente (77% del agua lluvia que cae en el estadio es reutilizada para su mantenimiento). Desde su estreno en 2014, no solo han desfilado las mejores estrellas del fútbol suramericano, sino astros musicales como Paul McCartney, Roger Waters, Justin Bieber, Passegner y Shakria. Otro golpe fuerte del patrocinio deportivo por parte de la aseguradora: entender que la industria del entretenimiento abarca desde el fútbol hasta la música. ¡Boom!

Allianz es patrocinador de los estadios del Bayern Múnich, Juventus, Niza, Rapid Viena, Sídney FC, Minnesota United y el Allianz Park de Londres.

 

Allianz Parque, Sao Paulo

 

Cinco estrellas para el pueblo

El Arena Corinthians fue bendecido por el Papa Francisco, horas antes del partido inaugural de la Copa Mundo 2014 entre Brasil y Croacia. Fue construido para ese mundial como el estadio cinco estrellas de Sao Paulo según la FIFA (la más alta calificación que otorga el rector del deporte rey).

Su estadio confunde totalmente su historia. No parece el equipo más popular de Sao Paulo, sino de la clase alta del país. Toda la tribuna oriental, en su exterior, esta forrada por una pantalla de led gigante. Poco común para un estadio suramericano.

A pesar de las polémicas generadas por su construcción en manos del grupo Odebrecht, el templo del ‘Timão’ es una revolución para la cuna del recordado Sócrates.

Entonces, entendemos cómo las mismas marcas, los clubes de fútbol, apalancados por grandes patrocinadores, son potenciales casos de éxito del mercadeo. Y no solo lo vemos en coliseos europeos, como el Allianz Arena o Etihad Stadium.

El consumo del fútbol en Brasil es muy alto y las marcas lo saben. Más de 200 millones de habitantes corroboran estos datos, donde en cada rincón vemos personas con las camisetas de sus equipos locales, jugando fútbol en la playa o marcando sus territorios con banderas como si fueran piratas.

Arena Corinthians, Sao Paulo

El trópico, donde mejor se trata a la pelota debe estar a la altura de su posición en el olimpo del fútbol: de primero y con las mismas cinco estrellas bordadas en su escudo.

 

Maracaná, Río de Janeiro

0 Comentarios

Contesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactenos

Envíenos su consulta aquí.

Enviando

©2019 SportHub

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account