La competición española obtuvo una facturación agregada cercana a 3.900 millones, 80 millones más que su rival alemán, aunque aún muy lejos de un torneo inglés que da síntomas de agotamiento en áreas clave.

La viabilidad de una competición la marca la última línea de la cuenta de resultados, pero son los ingresos los que marcan el liderazgo, y ahí LaLiga Santander ha logrado recuperar la segunda plaza del podio en 2017-2018, con 3.897,1 millones de euros. La competición ha crecido a un ritmo interanual del 10,9% en las últimas siete temporadas, suficiente para desbancar a la Bundesliga después de cinco años y reducir la brecha con la Premier League al nivel más bajo de los últimos cuatro ejercicios. ¿Las claves? Televisión y compraventa de jugadores, dos áreas en las que el fútbol inglés sufrirá más a medio plazo.

 

La competición británica, que empezó a operar en 1992, jamás ha abandonado la primera posición y en el último ejercicio obtuvo una facturación de 5.587 millones de euros, según las estimaciones de Deloitte. Es decir, que su avance medio interanual desde 2011-2012 ha sido del 11,4%, con una ventaja sobre LaLiga Santander que ha pasado de 2.040 millones a 1.690 millones en tres campañas. Y la ambición de la entidad presidida por Javier Tebas es que ese gap pueda recortarse aún más.

 

Los pronósticos en 2018-2019, con el mercado de fichajes como motor del crecimiento junto a la televisión, que encara su último año del actual ciclo. Además, los nuevos contratos firmados para 2019-2022 aseguran un aumento del 25% de los ingresos audiovisuales medios durante el ciclo, con 2.118 millones de euros al año.

Los ejecutivos de la industria asumen que los movimientos en el podio dependerán mucho del mercado internacional, pues sobre todo Reino Unido y Alemania han tocado prácticamente techo también en partidas como el matchday, pues la ocupación de sus estadios ronda el 100%, frente al 69% con que cerró LaLiga Santander en 2018-2019. Aun así, señala la patronal, “la aportación de match day al conjunto de la cifra de negocio es significativamente mayor en LaLiga que en otras competiciones de referencia del ámbito europeo”, se indica en el Informe Económico-Financiero del Fútbol Profesional 2018.

 

En la pugna de la relevancia dentro de las grandes ligas hay otra batalla particular, que es la que enfrenta a la Serie A con la Ligue-1, que ha conseguido escalar posiciones y hacerse fuerte en la cuarta posición gracias a la gestión de sus jóvenes talentos. El campeonato francés alcanzó unos ingresos récord de 2.532,6 millones de euros en 2017-2018, que por primera vez le habrían permitido superar a un campeonato italiano que no acaba de arrancar.

 

La competición, que en los últimos años ha dominado la Juventus, es la que ha crecido a menor ritmo desde 2011-2012, con una media del 5,1% interanual; en otras palabras, su ritmo de avance ha sido un 50% inferior al del resto. En un intento por corregir esta situación, los clubes cambiaron de director general a finales del año pasado para dar un mayor peso a la generación de contenidos, y la semana pasada se anunció también un relanzamiento de la marca.

 

“Los nuevos desafíos a enfrentar son el logro de mercados internacionales cada vez más amplios y el reconocimiento de nuestro producto a nivel global”, admitió Gaetano Miccichè, presidente de la Serie A, para defender el cambio de imagen. Porque, si a medio plazo cambian las tornas, el cálculo necesario será el de cuántos euros obtiene cada competición por habitante en mercados como China o Estados Unidos.

Fuente:

 

 

 

 

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactenos

Envíenos su consulta aquí.

Enviando

©2019 SportHub

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account