El diario El Mundo y su corresponsal en Turin, Orfeo Suarez, realizaron una entrevista al defensa italiano Giorgio Chiellini. Un jugador que se ha convertido en ídolo de la Juventus y en referente de la selección italiana por sus grandes capacidades de anticipación, juego en conjunto y facilidad aérea. Querido por su liderazgo pero también por su sencillez como persona, esto fue lo que dijo en la nota:

 

Deme una razón para ser defensa

El amor a la defensa, la pasión por hacer este trabajo. Es normal que los niños quieran ser Cristiano, Messi o Dybala, porque son quienes provocan las mayores emociones con su fantasía, pero también hay placer en detener a un rival, pensar antes que él, anticiparse y ganarle el duelo. El problema es que si lo haces nueve veces bien y una mal, provocas una tragedia.

Usted parece un defensa del pasado, de la gran era italiana.

Somos menos en la élite que antes, es cierto, pero no sólo en Italia. Pienso, por ejemplo, en Puyol, un jugador a contracorriente de lo que era el Barça de Xavi e Iniesta, pero necesario para su maquinaria.

Puyol decía que le habría gustado jugar un tiempo en el calcio para aprender más de la defensa.

Hay que aprender de los mejores, claro, pero no suplantarlos. Yo jamás tendré la calidad técnica o la explosividad de Sergio Ramos.

Lo dice con admiración.

En mi opinión, es el mejor central del mundo y sabe jugar los partidos que cuentan de verdad. Pero también tienen ustedes en España a Piqué, que tuvo mucha suerte de crecer junto a Puyol. Ahora, con Umtiti, forman una pareja de altísimo nivel. Pienso que les ayuda el trabajo del nuevo entrenador. Valverde ha encontrado una unidad de equipo en fase defensiva que antes el Barcelona no tenía, y no se olvide de que todo empieza por el equipo.

En los últimos tres años, la Juventus ha perdido dos finales contra Barcelona y Madrid, pero les ha batido en sendas eliminatorias. ¿Mejor, pues, a doble partido?

Nunca se sabe. Todas fueron diferentes, pero apasionantes. Perder finales es doloroso, claro, pero es muy positivo jugarlas. Sólo así creces en competitividad, algo fundamental para los jugadores más jóvenes. Hay que perder mucho para poder ganar. Este año tenemos una convicción especial de hacer algo grande.

La Juve es una isla en mitad de la crisis del calcio, con los dos grandes de Milán fuera de la Champions, la cota que delimita la élite.

La suerte de este equipo es la sociedad, su presidente, su cultura… Los jugadores somos la última parte. Pasaremos. Ahora se habla de Buffon y Chiellini, antes de Pirlo o Del Piero… Todos somos importantes y ninguno indispensable. Pero como club tenemos que avanzar para estar al nivel del márketing del United, Real o Barça. Si tenemos su poder económico, estoy seguro de que la Juve estará en condiciones en los próximos años de comprar al Neymar del momento.

De eso trata la tesis doctoral que hizo en la Universidad de Turín, ¿no? Le dieron un cum laude.

Exacto. Básicamente, comparaba el modelo económico de la Juve con el de otros clubes, como el Real.

Usted rompe el tópico de que no se puede jugar y estudiar.

Los libros te ayudan a liberarte de la presión del fútbol.

¿Y hacia dónde va ese fútbol?

En Europa, hacia la Superliga Europea. Tardará 10, 20 o 30 años, pero llegará. Con respeto por los equipos más pequeños, los aficionados de la Juve quieren ver al Madrid, al United, al Barça, al PSG… ¿Imagina un domingo con un Juve-Madrid, un City-Barça y un Atlético-Liverpool? ¡Bufffffff! Habrá que armonizar las ligas locales, claro, pero será el mayor espectáculo del mundo, más que la Super Bowl, porque no hay fenómeno de masas como el fútbol. Sólo tiene una pega, un pecado…

¿Cuál?

Que yo no llegaré a jugarla.

Volvamos a sus duelos con los equipos españoles…

Los españoles han sido rivales recurrentes en mi carrera desde que disputé mi primer torneo con la selección, la Eurocopa de 2008…

Los jugadores de la Roja dicen que aquellos penaltis, en Viena, cambiaron su mentalidad y la historia, los hicieron ganadores.

Lo entiendo. Éramos su bestia negra . No tengo un recuerdo malo de aquel partido, sino excitante. Le digo lo mismo que antes: no siempre perder es un fracaso. Jugar contra ellos me ha hecho mejor y, sobre todo, me emociona. Siento a los españoles como adversarios pero también como compañeros de tantas batallas. Son también una parte nuestra y espero que ellos nos sientan de igual forma, con respeto y admiración profunda.

¿Cómo se defiende a Messi y a Cristiano?

¡Como se puede!

Sergio Ramos dice que anticipándose.

Ramos siente que todo es posible, lo sé, pero es que hasta eso es dificilísimo. Son diferentes.

Empiece por Cristiano.

Ha cambiado su modo de jugar en los dos últimos años. No sé si por la lesión que sufrió en la Eurocopa o por ahorrar energías a medida que cumple años. Antes era un siete que llegaba en carrera, desde la banda; ahora es un nueve mostruoso. Su fuerza nace de querer ser el mejor a toda costa, en cada momento… Recuerdo un balón que perdió en un partido, en una acción insignificante, pero, en cambio, mostraba una rabia extraña dentro de sí. Era como si hubiera perdido una final.

Juega siempre como si fuera la primera vez…

La primera y la última… Siempre es de ese modo para él.

¿Y para Messi?

No lo exterioriza, pero no es tan distinto. Messi tiene una rapidez brutal partiendo de cero. Arranca, va siempre adonde puede hacerte daño y te rompe. Es inalcanzable.

No le pido que diga cuál de los dos es mejor.

Seguro que los jugadores del Madrid dicen todos que Cristiano y los del Barça, Messi. ¿Verdad?

Justo.

¿Por qué escoger? Sinceramente, viendo los datos de ambos no puede decirse realmente quién es mejor. Para mí, ambos tienen la suerte de estar uno frente al otro, de competir en la Liga, en rivales directos. Juegan un partido de 10 años que les ha ayudado a ser mejores.

Usted que es hombre de economía, además de fútbol, conocerá el valor de los inmateriales.

Claro.

Pues la Juve tiene uno parecido al del Madrid: donde los demás equipos mueren, ella vive. Le sucedió en Wembley, contra el Tottenham. ¿Cómo se explica?

Es la ambición, una cualidad difícil de analizar, acompañada de trabajo, de sacrificio, de cultura de años… Cuando ves eso a tu alrededor, te sube la adrenalina, te crees capaz de todo y vas y vas… También parecía muerto el Madrid en la ida ante el PSG, cuando encajó en el Bernabéu. Yo sabía que no era así. Quienes nos hemos enfrentado a ellos sabemos que ante una duda, el Real te muerde y te mata. Lo lleva dentro.

Hablemos de favoritos.

¡La Juve! Nos sentimos de ese modo, convencidos, pero es innegable que en el momento actual, los españoles lo son siempre en este torneo. City y Bayern lo están haciendo bien, el primero en la liga más difícil, en mi opinión, porque siempre hay cuatro o cinco equipos aspirantes al título. Pero Real y Barça tienen algo más. Ambos han evolucionado en los últimos años, pero siguen en la cumbre, y no es sólo por Cristiano y Messi. El Barça de Guardiola, por ejemplo, tenía un ataque intenso y una reacción inmediata a la pérdida de la pelota. Ahora es diferente, más cuadrado, pero te gana igual.

¿Ha seguido el trabajo de Guardiola tras salir del Barça?

Por supuesto. Con el City ataca la línea con tres o cuatro jugadores. Lleva gente hacia dentro para aislar a los de afuera y provocar situaciones de uno contra uno. Siempre piensa, prueba ideas, cosas. Hace una y ya piensa la siguiente. Te guste o no, forma parte de esa gente que hace avanzar el fútbol, como Sacchi. Es una mente privilegiada. Pero pienso que en su paso por Bayern y ahora City también se ha dado cuenta de que hay cosas a las que debe adaptarse. Los cambios y las evoluciones son buenas, pero sin perder la identidad. La Juve jamás jugará como el Madrid, ni Italia como España, pero eso no quiere decir que no se pueda aprender y ganar.

¿Italia debe aprender? Usted que ha sido casi cien veces internacional [96], puede explicar esta crisis, fuera del Mundial. ¿Cuál es la razón?

Si hubiese una sola razón, sería fácil, lo habríamos resuelto. Tenemos que cambiar y empezar por saber qué se hace fuera, modificar la programación en la formación, pero sin perder, como decía, nuestra identidad. Somos italianos. No hay que copiar modelos, sino adaptarlos. Espero que la siguiente generación llegue con talentos, pero, hoy, hemos de ser humildes y admitir que estamos por debajo de las selecciones que están en el top europeo, como Francia, España o Alemania. Ya no tenemos a los Totti, Del Piero, Pirlo, Baggio, Inzaghi… Hay que preguntarse por qué y encontrarlos de nuevo.

¿Ha vuelto a hablar con Luis Suárez después del mordisco?

Me lo he cruzado en el campo y ha sido un placer, porque es un gran delantero y significa siempre un desafío. Me gustaría cambiar mi camiseta con él. Su sanción, con la pena de no poder entrar a los estadios, me pareció exagerada. Fue ejemplar por lo que significa el Mundial.

Pero, ¿los futbolistas no han de ser ejemplares? Usted contribuye a causas sociales, como la de donar el 1% del sueldo al proyecto Common Goal, liderado por Juan Mata.

Hago todo lo que puedo. No conozco a Juan, pero me hablaron muy bien de él. Tenemos un mensaje social que dar, claro, por nuestro protagonismo. Si mejoramos a los niños, mejoraremos el futuro.

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contactenos

Envíenos su consulta aquí.

Enviando

©2018 SportHub

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account