Perche Siamo Fuori

Un empate desnuda falencias particulares, pero que hacen a un equipo sucumbir ante una adversidad tan grande como es quedarse afuera de un mundial. Causas y consecuencias de Italia afuera de Rusia 2018. 

¿Cómo una selección cuatro veces campeona mundial puede quedar afuera de esa cita? El fútbol, al igual que la realidad, derriba dogmas. Dogmas como es, que la supremacía futbolística históricamente garantiza resultados. Diferentes condiciones que son irrelacionables. Ahora bien, existe una realidad. Los equipos grandes saben reinventarse gracias a su poderío económico, en sus selecciones y en sus respectivas ligas, y por ende el umbral de fracaso es muy bajo. Pero aún así, el caso italiano es un caso particular. No hace falta ir demasiado lejos para ver a una Juventus finalista de Champions en 2014 y en 2016. Desgraciadamente derrotada por hegemonías como el Barcelona versión MSN, ó el Real Madrid versión BBC. ¿Cuál es el resultado? ¿A que vamos con todo esto? Italia posee una liga sumamente competitiva a nivel internacional. Con una clara monotonía de poder radicada en Juventus (hace seis años que gana la Serie A), pero con herejes como el Napoli, equipo compacto y con desarrollo juvenil y con jugadores verdaderamente importantes (Hamsik, Mertens, Insigne, por poner algunos). Pero esta hegemonía y el poderío internacional que ha conseguido la Juve, no tiene su correlación en la selección. ¿Por qué? Vale la pregunta. Porque el poderío económico no garantiza tampoco líderes. La Roma añora a Totti y comienza a despedir a De Rossi. Como la Juve extraña a Pirlo, mientras lo suple con Pjanic. Y acá encontramos un denominador común. El referente. El líder. Pasemos a analizarlo.

En primer lugar, si vamos atrás en las competencias internacionales, encontraremos, lo que muchos llaman: “La década Infame”. Vaya título. Pero si vemos desde la Eurocopa 2008 para adelante, han sido todos fracasos. Cannavaro dejó una selección en la cresta de la ola, ebria de éxitos cuando más lo necesitaba. Pero que esa ebriedad veería rápidamente su resaca, no solo en la Eurocopa de Austria-Suiza de 2008, sino en todos los torneos consecutivos al mundial 2006. El peso histórico de esta selección hace que la demos como candidata a cualquier competición ciegamente. Y nos culpemos. De todas maneras, existe una saga de jugadores, que como bien lo dijo De Rossi hoy, aunque lo haya dicho en otras palabras, han cumplido un ciclo. Pero el peso de la historia ha empujado a Italia a caer en este fracaso. Aunque los rendimientos sean excelsos en el campeonato local, la edad y la experiencia puede costar muy caro en el rodaje mundialista. Preguntenle a la España de Del Bosque, que vio este mismo proceso en 2014 y rápidamente se pudo reponer. En síntesis, el problema parece haber quedado lo suficientemente claro. La experiencia y el rodaje futbolístico no garantizan resultados. Ni mucho menos la mísitca internacional. Construcción social y discursiva que se cae a pedazos cada día. Hoy Italia sufre lo que muchos en la vorágine de hoy en día. El maldito recambio y convivir con él. Buffon ve a Donarumma, como Casillas vio a De Gea en su momento. Pirlo vio a Veratti, y como todo, esto conlleva mucho desequilibrio. El único seleccionado que se ha adaptado perfectamente a este problema ha sido Alemania, sin lugar a dudas. Pero no desesperemos. Material hay y de sobra. Parolo da muestras día a día de ser un jugador de elite. Al igual que Verratti, Darmian, Donarumma, Alessio Romagnoli, o el mismo Insigne. Que encabeza en edad, junto al volante del PSG, en esta saga de cambio. Serán tiempos nuevos. El resultado que sale a la vista es crudo, más no desalentador del todo. La mística está y es difícil borrarla. Será el alimento de las nuevas camadas.

Etiquetas:
0 Comentarios

Responder

Contactenos

Envíenos su consulta aquí.

Enviando

©2017 SportHub

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta